lunes, 10 de diciembre de 2007

Nuestra posicion durante la crisis

LA CONTINUIDAD DEL PROCESO CONSTITUYENTE Y DEL CAMBIO
DEMANDAN CONCERTACION Y DIALOGO INMEDIATOS

A tiempo de ratificar nuestro compromiso indeclinable con el proceso de cambio inaugurado el 22 de enero de 2006 bajo la conducción del Presidente Evo Morales, recogiendo el mandato expresado en las urnas el 18 de diciembre de 2005 por la gran mayoría de bolivianas y bolivianos de todos los sectores y regiones del país, por responsabilidad histórica nos sentimos obligados a dejar sentada nuestra posición en la compleja coyuntura actual.

1.- Lamentamos profundamente las muertes acaecidas y las heridas sufridas por tantos hermanos sucrenses. Nada justifica ni atenúa la gravedad de esas pérdidas humanas y por eso demandamos una investigación rápida, profunda y transparente, cuyas conclusiones deben ser de pleno conocimiento de la opinión pública, para que ésta vele por una drástica sanción a los culpables intelectuales y materiales.

2.- Participamos de las sesiones plenarias de la Asamblea Constituyente en “La Glorieta” los pasados días viernes 23 y sábado 24 de los corrientes, con absoluta convicción de que la Asamblea no podía seguir secuestrada, bloqueada y amedrentada impidiendo que pudiese concluir hasta el 14 de diciembre con la elaboración del nuevo texto constitucional que el país espera. Respaldamos por lo mismo en su integridad las resoluciones allí adoptadas, así como la aprobación en grande del nuevo texto constitucional

3.- Sin embargo el contexto de dicha aprobación, signado por hechos de violencia que deploramos y condenamos, ha agravado un ambiente de confrontación en el país que nos preocupa sobremanera.

4.- Fruto de esa preocupación, nuestros asambleístas plantearán a la Directiva de la Asamblea Constituyente tomar de inmediato la iniciativa, y a todas las bancadas que la conforman sumarse a la misma, para reabrir sin demora alguna un amplio escenario de diálogo, de pacificación y de concertación previo a la fase de aprobación en detalle del nuevo texto constitucional que luego sea sometido a Referéndum. Si ello requiere una nueva ampliación del plazo para las sesiones de la Asamblea Constituyente, ese plazo debiera extenderse durante el tiempo imprescindible para agotar el proceso de reencaminamiento del diálogo y la concertación.

5.- Esperamos que una vez restablecido el ambiente de pacificación y convivencia, contando con las debidas garantías, la Asamblea Constituyente pueda reinstalar sus sesiones.

6.- Reiteramos que la aprobación en detalle, en este escenario de diálogo y de concertación, sin exclusiones, de ninguna manera puede malograr el destino de cambio y de transformación del estado centralista, excluyente, inequitativo y monocultural, que constituye la aspiración de la gran mayoría de bolivianas y bolivianos.

7.- En la discusión del nuevo texto constitucional, para su aprobación en detalle, coincidiendo con la visión estratégica plasmada en el texto aprobado en grande, plantearemos nuestras propias posiciones respecto a varios temas (autonomías, estructura de poderes, participación ciudadana, reelección, etc.) que consideramos merecedores de mayor discusión y de un tratamiento que viabilice en la práctica la aplicación de la nueva Constitución Política del Estado.

La Paz, noviembre 27 de 2007.